El inglés según los españoles y los italianos

En mi vida diaria, no paro de fijarme en pequeñas y grandes diferencias entre el español y el italiano, los idiomas que más asedian mi cerebro. Gracias a la fama (tanto de los italianos como de los españoles) que tenemos por nuestro dominio del inglés, con el tiempo he ido acumulando unos cuantos ejemplos llamativos de la relación que los españoles por un lado y los italianos por el otro tienen con esta lengua. Te propongo aquí un breve resumen. ¡Espero que te guste!

italiano español inglés

¿Lucha o atracción ante los anglicismos?

Para bien o para mal, en italiano no tenemos una institución tan influyente en temas lingüísticos como la RAE, que te haga sentir culpable y te quite el sueño por la noche por cada extranjerismo innecesario que utilices. ¿Resultado? No solemos traducir o italianizar los anglicimos, sino todo lo contrario: usamos cuantas más palabras inglesas podamos en nuestras frases, porque en Italia resulta más atractivo y técnico, al menos según el italiano medio. El caso extremo sería una conversación entre dos expertos de marketing o economía: la mitad de las palabras serían en inglés (¡Italian version, pero inglés!).

Artículos de los anglicismos: ¿masculino o femenino?

Lo que dicta el género es el uso, no hay una regla exacta. Veamos algunos ejemplos de soluciones distintas en estos dos idiomas:

  • password: en español se suele usar el equivalente castellano «contraseña», pero cuando se usa este anglicismo innecesario, se tiende a decir «el password». En italiano decimos «la password»;
  • URL: en español prevalece el uso femenino («la URL»), mientras que en italiano se suele usar en masculino («l’URL», donde «l’» es el resultado de la elisión del originario «lo»);
  • chat: en español es «el chat», en italiano es «la chat»;
  • e-mail: en español es «el e-mail» (porque sustituye la palabra masculina «correo electrónico»), en italiano es «l’e-mail», donde «l’» es el resultado de la elisión del artículo femenino «la»).

 

Pronunciación: ¡¿más British o American?!

¿La adaptamos o pronunciamos (casi) a la inglesa?

A diferencia del español, en la medida de lo posible, en italiano los anglicismos o nombres ingleses mantienen su pronunciación inglesa, no los italianizamos. Algunos ejemplos:

  • «Murphy law» en español  es /lei de murfi/, en italiano es /legge di marfi/;
  • la empresa Apple en español se pronuncia /apel/, mientras que en italiano /eppol/;
  • el «surf» en español se pronuncia como se escribe (/surf/), mientras que en italiano imitamos la pronunciación inglesa (/sɜrf/);
  • «wifi»: en español se pronuncia /güifi/ y en italiano /waifai/.

Aquí tenéis un vídeo fantástico sobre la pronunciación de algunas palabras inglesas según un hablante nativo y según un español:

¿Y qué pasa con el «th» inglés?

Los españoles saben que existe ese sonido y se defienden bien a la hora de pronunciarlo. En cambio, cuando se llega al «th» en primaria, a los niños italianos les cuentan que tienen que poner la lengua entre los dientes para conseguir ese sonido, pero después de esa clase se acabó, ¡ni la profesora sabe pronunciarlo! ¿Resultado? Los italianos sustituyen ese «th» con una «f» o una «t» (ej. «thank you» según el italiano medio se diría /fenc iu/ o /tenc iu/).

Haches: ¿exageradas o inexistentes? 

Un dato curioso sobre la pronunciación de palabras inglesas es que las haches para los italianos son mudas, ¡nuestro cerebro no sabe qué hacer con ellas, por lo que las ignora del todo! Para los españoles, en cambio, por mucho que las haches también son mudas en castellano, pasa todo lo contrario: nada más empezar con el inglés, te cuentan que las haches en inglés se pronuncian como las jotas. Veamos los resultados en la práctica:

  • Harry Potter: según un español /Jjjarri Poter/ y según un italiano /Erri Potter/;
  • Tom Hanks: según un español /Tom Jjanks/ y según un italiano /Tom Enks/;
  • Anthony Hopkins: según un español /Anthoni Jjopkins/ y según un italiano /Entoni Opkins/;
  • Hawaii: un español se va de vacaciones a las /Jjauai/, mientras que un italiano se va a las /auai/;
  • home sweet home: para un español /jjom suit jjom/, para un italiano /om suit om/;
  • tener hambre y estar enfadados son dos cosas distintas para un español que habla inglés, para un italiano se pronuncian igual (¡/aim engri/!);
  • odiar algo y haber comido algo, de nuevo, para un español son dos cosas distintas, para los italiano no (¡/ai eit/…!)

Por si no me crees, puedes verlo al principio de este vídeo (en italiano), donde se resumen también otros errores típicos de los italianos a la hora de hablar inglés:

En la próxima película en inglés que veas, si aparece supuestamente un italiano que pronuncia bien las haches, ya lo sabes: ¡te están engañando!

Lo que aprendido con el tiempo es que quien quiera hablar bien una de estas lenguas, para pasar desapercibido, tendrá también que aprender la pronunciación estándar de las palabras inglesas, ¡por muy fea o curiosa que sea! Garantizo que el proceso de aprendizaje es muy divertido. 😉

¡Feliz lunes y que empiece bien la semana!

Alessandra

Tags: , ,

  • Un Usuario

    “la empresa Apple en español se pronuncia /apel/” << Solamente en España hacen esa barbaridad. En Latinoamérica o lo pronuncian tal y como se lee realmente en español (A-ple), o lo pronuncian a como se dice en inglés (apol). Y mucho me gustaría saber de donde surgió esa peculiar forma de pronunciar esa palabra por tierras ibéricas.

    • http://alessandravita.com/ Alessandra Vita

      Muchas gracias por tu contribución. Efectivamente, siempre hago referencia en esta entrada al español de España, que es la variedad que conozco y hablo. ¡Muchas gracias y buen fin de semana!

  • Anónimo

    ¡Genial entrada! Me recuerda al vídeo “The italian man who went to Malta” :)

    • http://alessandravita.com/ Alessandra Vita

      ¡Efectivamente, así es! Muchas gracias por compartirlo. 😉

      Alessandra

  • María

    Muy interesante, Alessandra :)

    • http://alessandravita.com/ Alessandra Vita

      ¡Gracias, María! ¡Nos vemos pronto!

      Un abrazo

      Alessandra

La legislación me obliga a molestarle con la obviedad de que esta web usa cookies. Más información ACEPTAR
Privacy Policy