El modelo de negocio del autónomo

Como se ha mencionado en entradas anteriores, por muy solitos que estemos cuando traducimos en casa y por mucho que nuestro uniforme favorito suela ser el pijama, los autónomos somos una empresa. Por lo tanto, deberíamos tener un modelo de negocio, tema sobre el que se hablará en esta entrada.

Uno de los modelos de negocios más conocidos en el mundo empresarial es el modelo canvas, que se resume a continuación de forma gráfica.

modelo de negocio canvas

Este modelo de negocio se caracteriza por los siguientes nueve bloques:

Actividades clave

recursos

Por ejemplo, algunas entre: traducción, interpretación, localización, transcreación, corrección,  revisión, maquetación, etc.

Recursos clave

¿Qué me hace falta para llevar a cabo mi actividad? Hardware, software, fuentes terminológicas (en papel o en formato electrónico), colaboradores (si se trata de proyectos grandes), etc.

Red de contactos

(O sociedades clave)

Clientes

¿Con qué red de contactos cuento? Red de traductores e intérpretes (o agencias), red de clientes o potenciales clientes, asociaciones, proveedores (hardware, software, internet, material de referencia), conocidos (no hay que olvidarse de ellos, porque pueden recomendarnos y ayudarnos así a conseguir clientes), etc.

Segmento de clientes

¿Quiénes son mis clientes: clientes directos, agencias o los dos? ¿Quiero dirigirme a un mercado masivo, a un nicho de mercado, etc.?

Mis clientes variarán según mis actividades y, sobre todo, en función de mi propuesta de valor.

Canales de comunicación y comercialización

clientes¿Cómo contacto con el cliente? ¿Qué medios uso para dar a conocer mis  servicios? ¿Cómo ayudo a los clientes a evaluar mi propuesta de valor? En el sector de la traducción, desafortunadamente, equivale a educarlos en muchos casos.

Los canales que se pueden utilizar son: correo electrónico, teléfono, página web, congresos, reuniones, material publicitario, redes sociales, etc.

Relación con los clientes

Ante todo, está la fase de captación de clientes. Luego, la de fidelización y retención de los mismos, más la fase de estimulación de ventas.

Propuesta de valor

propuesta de valor¿Qué nos hace únicos frente a la competencia?

La mejor propuesta de valor como autónomo se puede conseguir con la especialización: si hacemos de todo, al final no nos vamos a distinguir en nada (o, en otras palabras, “quien mucho abarca, poco aprieta”).

Sin duda, en este sector, la combinación de idiomas es fundamental e, inútil decir, que cuanto más rara la combinación (y direccionalidad), mejor.

Otro factor puede ser la ubicación: por ejemplo, en el caso de la interpretación, no es lo mismo vivir en Madrid que en un pueblo en la montaña, ya que nadie está dispuesto a pagarte viaje, alojamiento y dietas si tiene a otro igual de bueno in situ.

Para el cliente, la relación calidad-precio hará la diferencia. Sin embargo, en demasiados casos, se le olvidad la calidad y solo se fija en el precio.

Costes

beneficios

¿Cuánto me cuesta mi negocio? Hay que considerar gastos relacionados con proveedores, recursos, formación, comunicación, marketing, seguro de responsabilidad civil, alquiler del local, Seguridad Social y todos los demás gastos personales.

Fuente de ingresos

beneficios

Para conseguir ingresos a partir de mis actividades clave, tendré que conocer bien el mercado, conseguir clientes dispuestos a pagar mis tarifas según mi oferta de servicios y propuesta de valor. Para que mi negocio me resulte rentable (como bien sugiere la herramienta CalPro de Asetrad), a la hora de fijar mis tarifas tendré que tener en cuenta todos los costes que tengo, mi disponibilidad de tiempo, entro muchos otros factores.

Aquí tenéis un vídeo de dos minutos que resume el modelo canvas:

Como siempre, cualquier comentario es bienvenido. ¡Que tengáis un buen día!

Alessandra

Tags: , ,

La legislación me obliga a molestarle con la obviedad de que esta web usa cookies. Más información ACEPTAR
Privacy Policy